El mercado ha aclarado sus dudas sobre la cosecha actual de aceite de oliva -una vez conocido lo avanzado de la recolección a mes de diciembre-, pero no se despejan las incertidumbres para la 2016-2017 por la falta de lluvias, lo que explica la fortaleza de la demanda y los nuevos repuntes de precios. Actualmente, las cotizaciones se mantienen por encima de los 3 euros por kilo en origen, un umbral aceptable para productores y cooperativas en términos de rentabilidad y también para el consumidor, que es muy sensible a las subidas en el lineal. Los precios se mantendrán fuertes, a juicio de los expertos del sector, hasta al menos abril o mayo. Entonces será el olivar (en concreto su floración) quien “hable” sobre las cifras que podrían alcanzarse en la siguiente cosecha… y puede pasar de todo.

   Si la sequía continúa y lastra las expectativas de producción, los valores de la materia prima se dispararán debido a la escasez de la oferta pero, si llueve y los olivares “resisten” bien y aportan una carga de fruto para 2016-2017, las “aguas volverán a su cauce”.

    Tras fuertes importaciones de Túnez en los últimos meses, tampoco queda mucho producto disponible para los envasadores y, así, no habrá un factor externo que presione a la baja de los precios como en anteriores años, aunque la UE decida ampliar los contingentes.

Nueva semana de subida de precios y de ventas

    Los agentes comerciales españoles salían ayel jueves de compras de aceite de oliva virgen extra al mercado desde 3,24 euros/kg; vírgenes a partir de 3,18 euros/kg y lampantes por 3,09 euros/kg en adelante, según las almazaras industriales de Infaoliva.

    El POOLred muestra precios en origen de 3,30 euros/kg entre el 22 y el 28 de enero para el virgen extra, lo que supone un incremento del 0,39 % respecto a la semana anterior; 3,22 euros/kg para el virgen (+0,91 %); 3,08 euros para los lampantes (+2,39 %) y 2,79 euros/kg para los aceites de oliva de calidad inferior.

    “Nueva semana de subida en el precio, tanto a nivel provincial como en el mercado nacional. Suben también las ventas, en todas las categorías”, destacan los servicios técnicos de Asaja-Jaén.

    Sobre la evolución de la comercialización, se han publicado informes esta semana que resumen el comportamiento de 2015, con precios altos del aceite y la consiguiente caída de la demanda.

Descenso de las ventas de las envasadoras adheridas a Anierac

    Las empresas adheridas a Anierac (envasadoras) vendieron en 2015 un total de 688 millones de litros de todos los tipos de aceites comestibles, un 2,64 % menos que durante el año 2014. De esta cifra global, 350,5 millones de litros fueron de aceite de oliva, con descensos interanuales en las categorías “virgen extra” (-5,73 %), “virgen” (-17,44 %) y oliva “suave” (-8,08 %), aunque el “oliva intenso” repuntó el 10,42 % en el período.

    Completan este balance de Anierac los 16,7 millones de litros de aceite de orujo de oliva (+19,56 %) y 321 millones de litros del resto de aceites vegetales, en un ránking que sigue liderando el girasol, con más de 240 millones de litros (-4 %).

    Una mirada al comportamiento en los hogares muestra que el consumo de aceites vegetales cayó en el último año móvil -hasta noviembre de 2015- un 7 %, con 558,8 millones de litros. El descenso fue más acusado en el caso del aceite de oliva (-10,2 % y 374 millones de kilos), pero el gasto subió el 7,1 % (con 1.461 millones de euros), también por el aceite de oliva (+8 % y 1.232,1 millones de euros), tal y como recoge el último panel.

Se prevé que para enero pueda estar terminada la campaña

    En lo que se refiere a la cosecha actual, las almazaras españolas han obtenido durante los tres primeros meses de campaña 2015-2016 (de octubre a diciembre de 2015), 867.700 toneladas de aceite.

   Entre octubre y diciembre, las importaciones se han situado en 42.900 toneladas; el mercado interior absorbió 124.600 toneladas y la comercialización total -mercado español más exportaciones- se situó en 295.500 toneladas de aceite de oliva (-21,18 %). Con ello, las existencias totales a finales de diciembre se aproximaron a 796.000 toneladas, que estaban en poder de almazaras (83 %) y envasadores (16 %) principalmente.

    Este mes de enero podría quedar prácticamente terminada una de las campañas de recolección más rápidas de la historia, con una previsión de alcanzar en España 1-1,2 millones de toneladas.